Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

  •   Domingo Mayo 01 de 2016

En el evangelio de hoy, Jesús dice a sus discípulos y también a nosotros: “Les dejo mi paz, les doy mi paz. La paz que yo les doy no es como la que da el mundo. Que no haya entre ustedes ni angustia ni miedo” ( Juan 14, 27).

Nunca hemos escuchado en una Eucaristía que el sacerdotes nos dice: La Angustia este con ustedes o el Miedo esté con ustedes. Apliquemos, pues, las palabras de Jesús a la comunidad, pero en relación con la Ecología.

En condiciones normales los ecosistemas suelen mantener una gran paz, un gran equilibrio. Así podemos hablar de equilibrio ecológico cuando las condiciones ambientales son estables y permiten que se produzca una armónica interacción entre las especies y su entorno.

En cambio, el desequilibrio puede ser producido por causas naturales o artificiales como las producidas por el hombre en su afán de ganar dinero. Los efectos se sienten de muchas maneras, especialmente en relación con el agua, el suelo, la flora, la fauna y el aire

Como el gran desarrollo tecnológico e industrial ha sobrepasado la capacidad de la naturaleza para restablecer el equilibrio natural alterado, la vida del hombre se ha visto comprometida, lo mismo que la de muchos ecosistemas.

Basta sólo en pensar en los desastres económicos producidos en las comunidades campesinas por las empresas mineras. Hace poco una quería atentar contra la paz y las bellezas de la Sierra de la Macarena, con la complicidad, por malicia o ignorancia de responsables de conceder licencias de tal tipo.

El pasado día 22 de abril, Día de la Tierra, se tuvo un interesante panel con personas bien preparadas, entre ellas el exministro del Medio Ambiente, Dr. Carrisoza, el P. Fernán González y la doctora Carmenza Muñoz del CINEP, y otras personalidades sobre las consecuencias funestas de la guerra del país contra la Ecología. Las consecuencias iban no sólo contra la vida de miles de personas, sino contra los ecosistemas. Allí también se sintió la diferencia entre la Paz y la Angustia o el Miedo, de que hablamos antes.