Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Aporte Ecológico a la homilía del domingo

  •   Domingo Julio 09 de 2017
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.
  •    Ordinario

Algunas personas han dicho que el Papa viene a Colombia a apoyar al Presidente en sus esfuerzos por la Paz. Hay algo de verdad en esta frase, pero no se dice toda la realidad. Es claro que el Papa no vendrá a proponernos que sigamos la guerra, que apoyemos a los paramilitares, etc. Él viene a apoyarnos a todos, a animarnos a buscar una Paz plena en todo sentido.


Algunas personas han dicho que el Papa viene a Colombia a apoyar al Presidente en sus esfuerzos por la Paz. Hay algo de verdad en esta frase, pero no se dice toda la realidad. Es claro que el Papa no vendrá a proponernos que sigamos la guerra, que apoyemos a los paramilitares, etc. Él viene a apoyarnos a todos, a animarnos a buscar una Paz plena en todo sentido.

Pero una paz plena en todo sentido, incluye no sólo en detener la guerra entre los adversarios, entre las guerrillas, los grupos paramilitares, los culpables de los “falsos positivos”, los narcotraficantes, etc.

También incluye el frenar la guerra contra la naturaleza, contra la Creación, que en el fondo también es contra las personas, contra las comunidades, es cuidar de la Casa Común. Basta leer el primer capítulo de la Laudato Si, en donde el Papa menciona a los pobres 22 veces, como víctimas de estas violencias.

Podríamos decir, citando el mismo documentos, en donde el Papa retoma palabras de los obispos de Estados Unidos que hay que “enfocarse especialmente en las necesidades de los pobres, débiles, y vulnerables, en un debate a menudo dominado por los intereses más poderosos” (L.S., n52).

Pero viniendo a nuestro caso. Es preocupante el caso de las grandes empresas que vienen al país y reciben del gobierno licencias para explotar minas “legítimamente. El aporte real en promedio es sólo el 5% de lo que se llevan. Pero lo más grave de estas minas de oro, plata, etc. es que nos dejan los ecosistemas arrasados, es decir, con pasivos ambientales en un 70% irrecuperable. Si no, que nos hablen los ríos “bañados” con mercurio. Es triste, por ejemplo, el caso de Antioquia donde todos los ríos están contaminados por este u otro mineral: ¿Es esto un buen negocio?

En este sentido está muy lejos de venir el Papa a aprobar lo que está sucediendo en nuestro país con la cantidad de licencias para explotar minas, que alguien calculaba en 600.

En realidad el Papa viene a condenar el que estemos agobiados con tantas calamidades que nos cargan los corruptos, sean políticos, negociantes, gobernantes u otros.

La frase del evangelio de hoy es bien diciente: “Carguen con mi yugo y aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón, pues mi yugo es suave y mi carga ligera” (Mt 11, 29). En realidad sí hay cargas duras, como cuando tenemos el valor de oponernos a las injusticias, a la arbitrariedad, al hacernos esclavos de tales hombres, con quienes perdemos nuestra personalidad. Pero en ese caso son consoladoras, cuando obedecemos a Cristo en todo, pues Él nos libera de los disfraces y mentiras que nos ahogan y nos hace sentir libres y realmente nosotros mismos.