Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Aporte Ecológico a la homilía del domingo

  •   Domingo Julio 16 de 2017
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.
  •    Ordinario

El sentido ecológico de Jesús, su amor por la Naturaleza, se nota fuertemente en las parábolas. Toma de los árboles, de las flores, de la forma como el hombre siembra, motivos bien escogidos para crear sus parábolas.


El sentido ecológico de Jesús, su amor por la Naturaleza, se nota fuertemente en las parábolas. Toma de los árboles, de las flores, de la forma como el hombre siembra, motivos bien escogidos para crear sus parábolas.

En el Antiguo Testamento el objetivo de las parábolas se colocaba en la frase: La Ley es como… Para Jesús cambia. Por eso las comienza con El Reino de los Cielos es como…

Hoy en Mateo 13,1-23 se nos dice que les habló sentado a la orilla del mar con varias parábolas. Para explicarles cómo nace, crece y se desarrolla el Reino de Dios. La primera la detalla Mateo con mucha precisión, mostrándoles cómo el sembrador arroja las semillas y cómo estas caen en diferentes sitios y producen frutos diferentes. Espera que sus oyentes la oigan y la apliquen a sus vidas.

Pero en seguida responde a los discípulos y les explica que no es lo mismo oír que escuchar. Esto sucede hoy en día, incluso en las caminatas ecológicas. Participa gente que ve, pero no mira, ni menos admira la naturaleza.

A los discípulos les dice que se cumple lo de Isaías: oirán, pero no escucharán; verán, pero no mirarán. Han cerrado sus corazones a Dios. Que ojalá nosotros veamos, miremos y admiremos las bellezas de la naturaleza y las enseñanzas del Señor, para que Jesús pueda decirnos lo mismo que a los discípulos: “dichosos ustedes, porque sus ojos ven y sus oídos oyen” (Mt. 13,16)!

Ojalá nos preparemos para la Venida del Papa, para oírlo y escucharlo, para oír, escuchar y vivir sus mensajes. Ojalá nos vamos preparando desde ahora meditando, de un modo especial, la bella y conscientizadora encíclica LAUDATO SI, Alabados seas, Señor, sobre el cuidado de la Casa Común.