Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Aporte Ecológico a la homilía del domingo

  •   Domingo Julio 30 de 2017
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.

El rey Salomón, en lugar de riquezas, larga vida y muerte de los enemigos, pide sabiduría para saber discernir lo que le conviene a su pueblo: “Por eso te pido que me concedas sabiduría de corazón, para que sepa gobernar a tu pueblo y distinguir entre el bien y el mal” (I Reyes 3, 9).


El rey Salomón, en lugar de riquezas, larga vida y muerte de los enemigos, pide sabiduría para saber discernir lo que le conviene a su pueblo: “Por eso te pido que me concedas sabiduría de corazón, para que sepa gobernar a tu pueblo y distinguir entre el bien y el mal” (I Reyes 3, 9).

Esta lectura viene al dedo para nuestros gobernantes y legisladores, cuya falta de visión y sobre todo de honradez, es palpable. Basta leer los periódicos para encontrar noticias tristes, gran parte relacionadas con las injusticias sociales, en especial contra la Ecología y cuidado de la naturaleza.

En otras palabra, es precisamente lo que el Papa Francisco pide para todos nosotros los cristianos: “No se trata de hablar tanto de ideas, sino sobre todo de las motivaciones que surgen de la espiritualidad para alimentar una pasión por el cuidado del mundo” (Laudato Si, n. 216).

Más adelante el Papa habla de cómo no siempre los cristianos hemos recogido y desarrollado las riquezas que Dios ha dado a la Iglesia, donde la espiritualidad no está desconectada del propio cuerpo ni de la naturaleza.

Y el Evangelio: “También se parece el reino de los cielos a la red que los pescadores echan en el mar y recoge toda clase de peces. Cuando se llena la red, los pescadores la sacan a la playa y se sientan a escoger los pescados; ponen los buenos en canastas y botan los malos fuera” (Mt. 13, 47-48).

Aunque la parábola nos pone a pesar en nuestro destino eterno y en qué clase de personas somos, quedémonos ahora en el término material de la comparación, la pesca.

Es triste que se puede dar una pesca donde se saquen los pescados no aptos para comer y se arrojen en los basureros. Pero peor es la noticia que nos da el último informe de Unesco sobre la polución de los mares, coincidiendo con el Día Mundial de los Océanos: Estamos botando al mar 7 millones de toneladas de basura al año.

En realidad otras organizaciones, como la ONU, llevan años advirtiéndonos que al paso que vamos, a mediados del siglo habrá más plásticos en los océanos que peces.