Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Mujer, que grande es tu fe! Que se cumpla lo que deseas

  •   Domingo Agosto 20 de 2017
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.
  •    Ordinario

El evangelio de hoy se presta para que imitemos la FE tan grande de aquella mujer cananea. Ella segura de que Jesús podría liberar a su hija del mal que la atormentaba, acudió a Él con esta intención.


Jesús la sometió a una prueba diciendo que sólo había sido enviado a las ovejas descarriadas de la casa de Israel y luego empleando un refrán popular le dijo que no estaba bien el quitarle el pan a los hijos para echárselo a los perritos.

Pero en realidad la fe de aquella mujer era grande. Por eso Jesús se lo reconoció: Mujer, que grande es tu fe! Que se cumpla lo que deseas. Y en aquel mismo instante quedó curada su hija, nos dice Mateo.

El Papa viene a invitarnos a tener una gran fe. Como dice la oración de la Visita a Colombia, le pedimos al Señor que “su visita a Colombia sea un tiempo de bendición, que nos confirme en la fe y nos ayude a dar el primer paso, para comenzar con Cristo algo nuevo en bien de todos los colombianos”.

Ese algo nuevo para muchas personas será preocuparnos, quizás por primera vez en la vida, de aquello en que insiste el Papa en la encíclica LAUDATO SÍ: “El ambiente humano y el ambiente natural se degradan juntos, y no podemos afrontar adecuadamente la degradación ambiental si no prestamos atención a causas que tienen que ver con la degradación humana y social” (nr. 48).

Y en seguida el Papa añade algo que debiera hacernos pensar en cómo vivimos nuestra fe cristiana: “De hecho, el deterioro del ambiente y el de la sociedad afectan de modo especial a los más débiles del planeta”.

Es una lástima que en muchas partes este aspecto tan fuerte en la encíclica papal sobre el Cuidado de la Casa Común, no se esté teniendo en cuenta. Es algo así como si al hablar de nuestra fe en Jesús, excluyéramos el amor a los pobres.