Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Gran expectativa por la Visita del Papa

  •   Domingo Septiembre 03 de 2017
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.

Hay una gran expectativa por la Visita del Papa: ¿Dónde pondrá el acento de sus homilías y discursos? ¿Se centrará más que todo en la Paz? Ojalá porque bastante necesitamos el ponernos de acuerdo con extenderla a todos, en especial a los campesinos y pobres.


O ¿En la ecología y cuidado de la Casa Común? Ciertamente para él, esta es una necesidad que bien la necesitan nuestros países. Con razón dice en le encíclica Laudato Si mostrando cómo en ella pareciera que se repitieran muchos temas, como la pobreza, la cultura, la violencia, el descuido de la Casa Común, etc. Pero el motivo es claro:

“Esto ocurre especialmente con algunos ejes que atraviesan toda la encíclica. Por ejemplo, la íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta, la convicción de que en el mundo todo está conectado, la crítica al nuevo paradigma y a las formas de poder que derivan de la tecnología, la invitación a buscar otros modos de entender la economía y el progreso, el valor propio de cada criatura, el sentido humano de la ecología” (L.S., nr. 16).
La relación con el evangelio de hoy es obvia. Quienes no están dispuestos a cumplir la voluntad de Dios, pueden tener satisfacciones y bienes temporales, casi diríamos pueden ganar el mundo entero. Pero en realidad pierden su vida.

Con razón a Francisco Javier impactaron tanto las palabras que Ignacio de Loyola le repetía, tomadas del evangelio: ¿Que le vale al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma? Francisco más que en riquezas pensaba en honores, en su fama, en los triunfos deportivos y afectivos. Pero le faltaba pensar en la Vida, con mayúscula.

El evangelio nos dice “Si alguien quiere venir conmigo, renuncie a sí mismo, cargue con su cruz y sígame”. Hoy la Visita del Papa nos interrogará sobre si lo seguimos en la preocupación por la Paz, por los pobres, por la Casa Común, por el Amor en el matrimonio y en la vida de fraternidad.