Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

“Todo lo hizo bien”

  •   Domingo Septiembre 10 de 2017
  •   Guión para la Radio
  •    José Martínez De Toda, S.J.
  •    Ordinario

Un grupo le presenta a un sordo medio mudo y le piden que le imponga las manos. Jesús deja a los demás y se preocupa del sordomudo. Antes que nada, le da cariño, atención. Quizá nadie antes lo había tratado nunca así. Jesús retira al enfermo de la gente, lo toma consigo, se retira a un lado y se concentra en él. Y Jesús realiza la curación valiéndose de las prácticas terapéuticas corrientes en su época: Jesús “metió sus dedos en las orejas de él, y tocó su lengua con la saliva”. En la antigüedad se le atribuían a la saliva propiedades curativas.


Después de eso, Jesús comienza a actuar de una forma original, saliéndose de los moldes culturales de entonces. Dice el evangelio: ”Jesús levantó los ojos al cielo” (Esto demuestra la dependencia de Jesús en el Padre). “Gimió” (Su suspiro demuestra simpatía y compasión por el sordomudo). Y le dijo al sordomudo con fuerza: - Effatá, que significa Ábrete ” (Mc 7, 34). “Y en seguida se abrieron sus oídos, y fue desatada la ligadura de su lengua”.

Aunque Jesús pone sus dedos en las orejas del hombre y le toca la lengua al estilo de la época, el verdadero sanar ocurre a través de la palabra autoritaria de Jesús. ¿Tiene algún significado simbólico este milagro? Los profetas de Israel usaban con frecuencia la «sordera» como una metáfora, que representaba la cerrazón y resistencia del pueblo a su Dios: «Tiene oídos pero no oye»>. «Sordos, escuchen y oigan». <En este marco, las curaciones de sordos, narradas por los evangelistas, pueden ser leídas como "relatos de conversión", que nos invitan a dejarnos curar por Jesús de sorderas y resistencias que nos impiden escuchar su llamada al seguimiento.> (Pagola) Algunos relacionan este milagro simbólico con algo que pasó precisamente poco antes. Se dice expresamente que los discípulos no entendían a Jesús, porque su mente estaba embotada (Mc 6,52; 7,18). Por eso, Jesús insistía y les repetía: " Óiganme todos y entiendan " (7,17). Así pues, Jesús, en la persona del sordomudo, abre los oídos de sus discípulos y de todos nosotros para que escuchemos y entendamos, y desata nuestra lengua para que le alabemos y anunciemos lo que hemos visto y oído. De esta forma, la curación del sordo medio mudo se convierte en símbolo del milagro de la fe . Hoy también es urgente que los cristianos escuchemos esta llamada de Jesús. Decimos que no tenemos tiempo. Somos perezosos para anunciar la Buena Nueva. Se nos pide actuar con lucidez y responsabilidad. Jesús ha sanado físicamente, pero su propósito principal es abrir ojos y oídos espirituales. ¿Qué aprendemos hoy de Jesús? 1. Tratar a todos por igual, pero con especial atención a los más necesitados . Aprendemos su preocupación por los más débiles. José Martínez de Toda, S.J. ( martodaj@gmail.com )

Por desgracia, a unos tratamos bien y a otros mal. Te contaré esta leyenda: <Dicen que al profeta Elías le gustaba pasear por las calles del pueblo disfrazado. Quería observar a la gente en su salsa, de cerca. Un día se disfrazó de mendigo, con ropas sucias y rotas, y fue a llamar a la puerta de una gran mansión, donde se celebraba una gran fiesta. Cuando lo vio el dueño sucio y andrajoso, lo despachó con un gran portazo. Elías se marchó. Volvió más tarde, ahora lujosamente vestido: traje, camisa de seda, sombrero, bastón con empuñadura de oro. Cuando llamó a la puerta fue recibido con todos los honores y sentado en la mesa de honor. Todos le miraban con admiración. De repente Elías empezó a llenarse los bolsillos de comida y a derramar el vino por su ropa. La gente sorprendida le preguntó por qué se comportaba así. Elías contestó: - Cuando vine como rico me honraron y agasajaron, pero soy la misma persona. Sólo han cambiado mis vestidos. Ustedes no me recibieron a mí sino a mis vestidos y mis vestidos tenían que ser alimentados. Los invitados bajaron la cabeza avergonzados y cuando la levantaron, Elías había desaparecido. > (Félix Jiménez, escolapio). Esta leyenda se parece a lo que escribe el apóstol Santiago en su carta (2, 2-4). Fácilmente nos dejamos seducir por las apariencias. 2.Este milagro ocurrió en Tiro, Sidón y la Decápolis, donde vivían pocos judíos. Pero Jesús se abre a l a universalidad de la salvación, también a los paganos, a todos. Jesús nos enseña a salir a los diferentes y alejados. Hay diferentes a mí por raza, género, nación, denominación y nivel socio-económico. Nos cuesta cruzar estas líneas divisorias. Encontramos mucho más fácil quedarnos con los nuestros en vez de alargar la mano a los que son diferentes.

3. Jesús acude al Padre y nos pide que no seamos sordos. Necesitamos oír sus palabras de vida, escuchar su Buena Noticia y captar los signos de los tiempos. 4. Unos amigos se interesan por el sordomudo, y lo llevan hasta Jesús. Así nos debemos ayudar mutuamente para vivir en torno a Jesús y dejarnos curar por él. Es necesaria la relación personal con Él. Necesitamos en nuestros grupos cristianos un clima que permita un contacto más íntimo y vital con Jesús para poder escuchar de Jesús: « Ábrete ». ¿Y qué hace Jesús después del milagro? “Y les mandó a los presentes que no lo dijesen a nadie” (v. 36a). Lo mismo mandó después de otras curaciones: la de espíritus inmundos (1:25, 34; 3:12), la curación de un leproso (1:44). También mandó callar a los padres de la niña pequeña (5:43). Es por humildad. El milagro revela la divinidad de Jesús “Pero cuanto más les mandaba, tanto más y más lo divulgaban” (v. 36b). La gente comienza a repetir: «¡ Todo lo ha hecho bien !». Esto recuerda el estribillo de la creación: " Y vio Dios que estaba bien " (Gén1,10.12.18.21.25). Y la gente añadía: « Hace oír a los sordos y hablar a los mudos ». Ésta es una alusión al pasaje de Isaías 35,5-6: «Entonces se despegarán los ojos de los ciegos, / y las orejas de los sordos se abrirán. Entonces saltará el cojo como el ciervo, / y la lengua del mudo lanzará gritos de júbilo». Con estas imágenes, Marcos nos está diciendo que Jesús es el Mesías anunciado por los profetas, el autor de una nueva creación .