Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Vivamos el gozo del Evangelio y la alegría del amor

  •   Domingo Julio 01 de 2018
  •   Pistas para la Homilía del Domingo
  •    Jorge Humberto Peláez Piedrahita, S.J.
  •    Ordinario

Hay personalidades que son incapaces de hacer una lectura amable y positiva de la vida. Siempre subrayan algún aspecto negativo y tienen una crítica amarga en sus labios. No es fácil convivir con estas personas porque aportan negatividad.


Igualmente, hay momentos de la vida en comunidad en los que convergen circunstancias negativas que implican sufrimiento: las injusticias, la violencia, las crisis económicas, las calamidades naturales, etc. Así es la vida.

En medio de la diversidad de temas desarrollados por las lecturas bíblicas de este Domingo XIII del Tiempo Ordinario, encontramos un elemento común: todos estos textos comunican un mensaje de optimismo y esperanza, y nos dan energía espiritual para transitar por el camino de la vida:

El libro de la Sabiduría nos recuerda que todo lo que ha sido creado por Dios es santo y bueno, y Él quiere que seamos felices.

El salmista expresa su profundo agradecimiento porque el amor providente de Dios lo ha salvado en situaciones muy difíciles.

El apóstol Pablo hace un llamado a la generosidad con nuestros hermanos como respuesta a la infinita generosidad de Jesús para con nosotros.

En el evangelio, se narra la resurrección de la hija de Jairo. Jesús es Señor de la vida; viene a comunicarnos la vida divina; gracias a su Pascua somos hijos de Dios y coherederos con Él.
}

Los invito, entonces, a meditar sobre estos textos, dejando que resuenen en nuestro interior para que estos mensajes de alegría, paz, confianza y agradecimiento inspiren nuestra espiritualidad y nos purifiquen del pesimismo y negativismo que nos intoxican y paralizan.

Empecemos por el libro de la Sabiduría. La teología de la creación nos enseña que todo lo que ha salido de las manos amorosas de Dios es santo y bueno. En este libro leemos: “Todo lo creó para que subsistiera; las criaturas del mundo son saludables, no hay en ellas veneno de muerte”. Estas palabras del libro de la Sabiduría corrigen un pensamiento muy extendido a lo largo de los siglos: el dualismo. Según esta corriente filosófica y religiosa, la santidad y la bondad son atributos de las realidades espirituales; y todo lo que se asocia con lo material, por ejemplo, el cuerpo y la sexualidad, son malas o, al menos, peligrosas. Esta visión dualista es inaceptable dentro de una teología católica; tristemente, muchos sacerdotes y profesores de Moral han sido contaminados por estos principios.

Las enseñanzas del Papa Francisco han traído un aire de renovación y frescura a la Iglesia. Hay dos documentos particularmente importantes: la Exhortación Apostólica El Gozo del Evangelio y un bellísimo documento sobre el amor en la familia, que se titula La Alegría del Amor. Gozo y Alegría son dos palabras centrales en el magisterio del Papa Francisco, quien nos invita a cambiar nuestra lectura de las realidades materiales y de la sexualidad, entendidas, por causa de una desafortunada catequesis, como algo negativo, que genera pesimismo y sentimientos de culpa.

El salmista agradece con gozo la acción de Dios en su vida: “Te ensalzaré, Señor, porque me has librado, sacaste mi vida del abismo, me hiciste revivir cuando bajaba a la fosa”. La existencia humana es terriblemente frágil. Nos acechan mil peligros. Estar vivos y disfrutando de buena salud es un verdadero milagro. El salmista nos enseña a ser agradecidos. Muchas veces nos quejamos por las pequeñas incomodidades que encontramos en la vida diaria, olvidándonos de reconocer y agradecer tantas cosas maravillosas que ocurren en nuestra vida.

En su II Carta a los Corintios, el apóstol Pablo motiva a los miembros de la comunidad a que sean generosos: “Ya que sobresalen en todo: en la fe, en la palabra, en el conocimiento, en el empeño y en el cariño que nos tienen, distínganse también ahora por su generosidad. A continuación, hace dos precisiones: por qué ser generosos y cuál es la finalidad de esta generosidad:

¿Por qué ser generosos? “Bien sabemos lo generoso que ha sido nuestro Señor Jesucristo: siendo rico, por ustedes se hizo pobre, para que ustedes, con su pobreza, se hagan ricos”.

Y, ¿cuál es la finalidad que se busca? “Se trata de nivelar. En el momento actual, la abundancia de ustedes remedia la falta que ellos tienen; y un día, la abundancia de ellos remediará la falta de ustedes; así habrá nivelación”. En la mente de Pablo la generosidad que se solidariza con las carencias de los hermanos genera unas dinámicas que permiten superar los desequilibrios y desniveles sociales.

Finalmente, llegamos al relato del evangelista Marcos, quien narra la resurrección de la hija de Jairo, un israelita piadoso que trabajaba en una de las sinagogas de la región. Con una fe profunda pide la intervención del Maestro, y le pide que imponga las manos a su hija moribunda. Jesús se conmueve ante el dolor de este padre de familia y resucita a su hija de doce años. Él muestra su dominio sobre la muerte.

Esta rápida visión de conjunto de los textos bíblicos que propone a nuestra consideración la liturgia de este domingo, es una invitación para revisar el clima espiritual de cada uno de nosotros. No dejemos que el pesimismo eche raíces en nuestro interior; no escuchemos las falsas noticias que circulan por las redes sociales. Asimilemos el mensaje del Papa Francisco que nos habla del Gozo del Evangelio y la Alegría del Amor.