Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

¿Volverán las golondrinas?

  •   Domingo Julio 15 de 2018
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.
  •    Ordinario

La segunda lectura de este domingo nos trae una frase de Pablo bien valiosa: “Este es el plan que había proyectado realizar por Cristo, cuando llegara la plenitud de los tempos: hacer que todas las cosas, las del cielo y las de la tierra, tuvieran a Cristo por cabeza” (Carta a los Efesios, 1, 10).


Este es el proyecto de Dios, que debe comenzar desde ahora, pero que en todos los campos sigue teniendo muchos obstáculos acá en la tierra. Por ejemplo, en nuestro país, donde se desforesta por causa de las multinacionales a las cuales el pasado gobierno vendió nuestras montañas y ríos.

El famoso libro de Ingemar Hedstrôm ¿Volverán las golondrinas?, que es una reinterpretación de la Creación desde una perspectiva latinoamericana, desde donde mira los pecados contra la Casa Común, como las barbaridades que resultaron, fruto de las guerras en Centroamérica.

Para iluminar estas fallas, Ingemar coloca al final de su libro una poesía del maestro colombiano Carlos E. Martínez: ¿Escuchar el canto del pájaro?

Comienza con pesimismo: Hace mucho tiempo dejó de cantar para nosotros. Con él se llevó los árboles, la flor, las lluvias. Nuestra nana tierra violada, mancillada, con sus heridas abiertas al sol, porque el agua ya no cae para aliviar el dolor, porque la chicharra ya no arrulla su lenta agonía, espera estremecida ya su muerte…

Pero esta misma poesía al final nos propone recobra el optimismo: Volverán los pájaros, los cantos, los grillos, las chicharras, las loras contarán nuestra agonía ya vencida para que nuestros hijos no se olviden que estuvimos a punto de sucumbir en ella”.

En este sentido el Papa Francisco nos propone en la encíclica LAUDATO SI ser más críticos frente al llamado Desarrollo y trae una cita del Consejo Pontificio Justicia y Paz : “En este contexto, siempre hay que recordar que la “protección ambientan no puede asegurarse solo en base al cálculo financiero de costos y beneficios. El ambiente es uno de esos bienes que los mecanismos del mercado no son capaces de defender o de promover adecuadamente” (nr. 190).

Por eso, todo lo que hagamos por el bien de la Casa Común y de sus habitantes, tanto desde la familia, como desde los barrios y vecindarios o desde la Iglesia, será poco hoy en día. Pero será un testimonio grande de nuestra fe en el plan de Jesús, en el plan de hacer presente el Reino de Dios.