Descargue la Homilía en formato .PDF

↓ Descargar

Enderezar los caminos

  •   Domingo Diciembre 09 de 2018
  •   Aporte ecológico a la Homilía del Domingo
  •    Alejandro Londoño Posada, S.J.
  •    Adviento

Estamos en el II domingo de Adviento y las lecturas nos invitan a enderezar los caminos, a crecer en el conocimiento y sensibilidad espiritual, a buscar la Justicia y la Piedad.


En el evangelio, concretamente, Lucas nos invita a preparar el camino del Señor y a hacer rectos los senderos: “Ha resonado una voz en el desierto: Preparen el camino del Señor, hagan rectos sus senderos. Todo valle será rellenado, toda montaña y colina, rebajada” (Luc 3, 5).

Pablo para los Filipenses le pide al Señor que los haga crecer en el amor y en una mayor la sensibilidad espiritual: “Y esta es mi oración por ustedes: que su amor siga creciendo más y más y se traduzca en un mayor conocimiento y sensibilidad espiritual“ (Fil. 1, 6).

Ya en la primera lectura se nos invita luchar por la Paz en la Justicia, tan necesarias hoy en día en nuestros países: “Dios te dará un nombre par siempre: “Paz en la justicia y gloria en la piedad” (Baruc 5,2).

La relación con la Ecología, con el Cuidado de la Casa Común de estas citas en más que evidente. La encíclica LAUDATO SI nos invita también a enderezar los caminos que estamos recorriendo en el Cuidado de la Casa Común. Y esto incluso hablando de las calles donde circulan muchos automóviles, donde sería mejor que predominara un transporte público para que contaminara tanto (L.S. n.153).

Una invitación también muy especial se nos hace en cuanto al cambiar el rumbo espiritual: “Muchas cosas tienen que reorientar su rumbo, pero ante todo la humanidad necesita cambiar. Hace falta la conciencia de un origen común de una pertenencia mutua y de un futuro compartido por todos” (L. S. n. 202).
Y la razón que da es muy obvia: “Esta conciencia básica permitiría el desarrollo de nuevas convicciones, actitudes y formas de vida” (ibidem).

Qué bueno que en el II domingo de Adviento las lecturas nos animaran a enderezar los caminos y a crecer en el conocimiento y sensibilidad espiritual.
Y sobre todo, a buscar la Justicia y la Piedad, que en nuestro caso, preparándonos para la Navidad, es imitar a Jesús que “Cuando recorría cada rincón de su tierra se detenía a contemplar la hermosura sembrada por su Padre, e invitaba a sus discípulo a reconocer en las cosas un mensaje divino” ( L. S. , n 97).