Marzo 14: Un drama en dos actos: de la infidelidad a la misericordia

homilia_jorge_humberto_pelaez

Por: Jorge Humberto Peláez S.J.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Lecturas:

  • II Libro de las Crónicas 36, 14-16. 19-23
  • Carta de san Pablo a los Efesios 2, 4-10
  • Juan 3, 14-21


Seguimos avanzando por el camino cuaresmal para prepararnos a la celebración de la Pascua del Señor. La liturgia de este IV domingo de Cuaresma posee una fuerza dramática impactante, pues sus textos nos presentan las dos grandes dinámicas que interactúan en la historia de la salvación:

  • Por una parte, la ceguera del pueblo de Israel y de sus dirigentes, quienes se resisten a reconocer cómo Dios ha estado presente en su camino de liberación. De manera obstinada, se empeñan en seguir el camino de la sin-razón y del mal, con las consecuencias nefastas que esto acarrea. Esta dinámica destructora del pecado es descrita, con un realismo que impacta, en el II Libro de las Crónicas y en el Salmo 136.
  • Por otra parte, la misericordia infinita de Dios que permanece fiel a su promesa a pesar de las innumerables infidelidades de la humanidad, que llegó al extremo de sacrificar a su Hijo para que nosotros pudiéramos acceder a la vida divina. La manifestación de la infinita misericordia de Dios está hermosamente expresada en los pasajes que nos presenta la liturgia de este domingo de la Carta a los Efesios y del Evangelio de san Juan.
  • Nos impresiona esta tensión entre infidelidad y misericordia, que es el hilo conductor de nuestra meditación dominical.


¿Cómo nos describe el II Libro de las Crónicas la insensatez del pueblo de Israel? El pueblo y sus dirigentes entraron en una amnesia colectiva y se olvidaron de su liberación de la esclavitud, la peregrinación por el desierto y la entrada a la Tierra Prometida. ¡Olvido absoluto y retorno a las prácticas abominables de la idolatría! “Todos los jefes de los sacerdotes y el pueblo multiplicaron sus infidelidades, siguiendo las prácticas infames de las naciones paganas y profanando la casa de la que el Señor había hecho su templo en Jerusalén”. 

¿Cuál fue la respuesta de Dios ante las infidelidades de su pueblo? Por todos los medios los llamó al arrepentimiento y a la reflexión, pero todo fue inútil: “Ellos se burlaron de los mensajes de Dios, despreciaron sus palabras y se rieron de sus profetas”. Ante la inutilidad de estas acciones, Dios decidió hacer uso de un recurso pedagógico extremo, que fue la invasión, por un ejército extranjero, del territorio de Israel, la destrucción de Jerusalén y la esclavitud de la población, que fue llevada a Babilonia.

Se trata de un durísimo capítulo de la historia de Israel. Ahora bien, este recurso pedagógico extremo fue lo único que hizo reflexionar al pueblo para cambiar de conducta. “Los caldeos incendiaron el templo, derribaron la muralla de Jerusalén, prendieron fuego a todos sus palacios y destruyeron todo lo que había de valor. A los sobrevivientes de la matanza el rey de los caldeos los desterró a Babilonia, donde se convirtieron en esclavos suyos y de sus hijos”.

El Salmo 136 expresa, de manera conmovedora, la tristeza del pueblo judío desterrado en Babilonia, lejos de la patria: “Junto a los canales de Babilonia nos sentamos a llorar con nostalgia de Sion; en los sauces de las orillas colgábamos nuestras cítaras”.

Este Salmo inspiró el bellísimo coro del Acto III de la ópera Nabucco, de Giuseppe Verdi. Este coro empieza con las palabras “Va, pensiero” (Ve, pensamiento…), que expresa la nostalgia por la patria lejana. En Italia, es como un segundo himno nacional y lo cantan en las grandes celebraciones.

Estos dos textos, el II libro de las Crónicas y el salmo 136, expresan dramáticamente el abismo en el que se hundió el pueblo de Israel cundo se olvidó del Dios de la Alianza y le dio la espalda.

Los otros dos textos de la liturgia de este IV domingo de Cuaresma nos muestran la otra dinámica que está presente en la historia de la salvación. Se trata de la misericordia infinita de Dios.

San Pablo utiliza unas expresiones muy vigorosas para explicarnos esta iniciativa de Dios:

  • “Dios, rico en misericordia, por el inmenso amor con que nos amó, a pesar de estar muertos por nuestros pecados, nos dio una nueva vida en Cristo”. Gracias a la Pascua de Cristo, es decir, su paso de la crucifixión a la resurrección, también nosotros pasamos de la muerte a la vida. 
  • Esta iniciativa de Dios es un don total y no el premio por nuestras buenas obras. En este punto, hay una diferencia fundamental entre la teología judía y la teología cristiana. En el judaísmo, los dones de Dios se entendían como un reconocimiento al cumplimiento de la Ley; algo así como un pago al que se tenía derecho. En la teología cristiana, reconocemos que todo es un don. Así lo expresa elocuentemente san Pablo: “No es mérito de ustedes, sino don de Dios; no se debe a obras propias, para que nadie se gloríe”. 


Esta manifestación de la misericordia infinita de Dios para con la humanidad la expresa bellísimamente el evangelista Juan: “Porque tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en Él tenga vida eterna”.

Dentro de la lógica humana, es incomprensible que la respuesta de Dios ante las reiteradas infidelidades y traiciones de la humanidad sea entregar a su Hijo para nuestra salvación. Esta iniciativa del amor misericordioso de Dios rompe nuestra capacidad de comprensión. 

El Dios que se nos ha revelado en Jesucristo no es un ser vengativo, sino que quiere que seamos felices: “Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que se salve por medio de Él”.